lunes, mayo 01, 2006

Cientos de miles de inmigrantes hispanos participaron en las protestas del Primero de Mayo en E.U.

*Ahora transcribo este informe de El Tiempo, espero teminar mi post mas tarde y publicarlo*

Con gritos de 'si se puede' realizaron gran demostración de fuerza para hacer sentir su peso económico y exigir la legalización de los indocumentados.
Las movilizaciones de este lunes tuvieron lugar en momentos en que el Congreso debate una amplia reforma a las leyes migratorias.
Aunque la orden de los organizadores era no ir a los trabajos, ni comprar o vender productos, aún es prematuro determinar si el paro fue exitoso o no pues muchos de los latinoamericanos participaron de las inmensas marchas después de la escuela o de salir de sus empleos.
Se espera un balance económico de las posibles pérdidas, que se calculan en 1.800 millones de dólares en caso de que la huelga haya sido exitosa.
Esta cifra es más o menos el equivalente a tres años en fondos para del Plan Colombia. En total, los latinos constituyen el 10 por ciento del consumo de E.U. Gastan anualmente unos 650 mil millones de dólares.
Desde Los Ángeles hasta Chicago, desde Nueva Orleans hasta Houston, el ‘Día sin Inmigrantes’ tuvo una masiva participación a pesar de que desde antes de que se realizara la jornada el temor a redadas y las divisiones en las intenciones de los distintos organizadores hicieron pensar en que quizás el boicot económico no era la mejor forma de hacer llegar un mensaje a los legisladores que debaten la reforma.
‘Superó la del 25 de marzo'
Ciudades como Los Ángeles se distinguieron por ser las que mayor número de personas llevaron a las calles. Al grito de “Hoy marchamos, mañana votamos y si nos echan brincamos”, miles se hicieron sentir.La policía dijo que quizás la marcha de Los Ángeles superó la del pasado 25 de marzo, en la que se calcula que participaron 500 mil personas.
Le siguió la manifestación de Chicago, que reunió a unas 300.000 personas.
En otras ciudades no hubo tal despliegue, pero el ‘Día sin Inmigrantes’ no pasó inadvertido. En Nueva York pareció empezar como cualquier otro: vagones de metro repletos, trancones en las calles y todo los negocios funcionando a todo vapor como siempre.
Pero con el transcurso de las horas, el panorama cambió gradualmente. Aunque Manhattan estuvo lejos de quedar paralizada, los colegios sí reportaron una ausencia inusual de alumnos y los sitios de construcción se mantuvieron particularmente inactivos durante el día.
En Queens, donde la mayoría de los residentes son inmigrantes y donde existe una importante colonia de colombianos, se formó una cadena humana a las 12:16 de la tarde por la Avenida Roosevelt, donde el comercio se paralizó por completo al mediodía. En Manhattan la cita fue a las 4 de la tarde en Union Square, a donde llegaron miles de inmigrantes. Pese a la aglomeración, los comercios de los alrededores siguieron funcionando. A este encuentro no solo asistieron hispanos, sino también inmigrantes de Asia y Oriente Medio.
'No somos criminales’
La manifestación tuvo su toque de celebridad con la intervención de la actriz Susan Sarandon, reconocida por su trabajo activista, y del reverendo Jesse Jackson. “Queremos demostrar que no somos criminales, sino gente honesta que trabaja”, dijo Elías Rojas, un mexicano que salió más temprano de lo usual de su trabajo de mesero.
En Washington, aunque se presentaron algunas vigilias y marchas dispersas, el área metropolitana no respondió en masa al llamado de los grupos proinmigrante ni tampoco acató el boicot.
CLAUDIA SANDOVAL YSERGIO GÓMEZ MASERICORRESPONSALES DE EL TIEMPO NUEVA YORK Y WASHINGTON