martes, marzo 14, 2006

Felipe Giraldo se imaginó una moda diferente y unió sus aspiraciones a la ‘marca’ Colombia".

*articulo tomado de la revista Credencial de la casa editorial El Tiempo*

Se inventó así el circuito ropa-naturaleza-turismo nacional. Desea forjarse un futuro personal, pero también quiere cumplirle a su país.
A su temprana edad –24 años–, Felipe Giraldo cuenta con dos primeros puestos en ‘servicio innovador en exportación’ y con un segundo lugar en ‘misión exportadora’, un par de concursos que promovió la ministra de Comercio Exterior del momento, Martha Lucía Ramírez, para impulsar a los jóvenes que incursionaban en el sector. Por supuesto, a la Ministra no le costó trabajo percatarse de que éste era un chico precoz, porque cuando resultó ganador en la selección, apenas tenía 19 años, y ya se había inventado una firma virtual cuyo negocio consistía en establecer contactos entre oferentes y demandantes.
Martha Lucía estaba encantada con Felipe Giraldo, justamente por su creatividad, y decidió incentivarlo con una invitación a un encuentro de competitividad entre empresarios de renombre.Felipe no perdió el tiempo. Hizo buenas migas con un ejecutivo que dos años después lo apoyaría en la realización de una idea tan exótica como atractiva.
Esa idea, convertida en realidad, está lista para irrumpir en el mercado de la moda con una innovación importante, porque no se trata de una simple venta de ropa sino de una marca ligada a la riqueza natural de Colombia.Para cuidarse de que la empresa pudiera terminar en una manifestación patriotera, él y sus socios –menores, como él, de 30 años– evitaron, a propósito, el uso de los colores de la bandera. En su lugar, buscaron fotografías reales de animales originarios de las selvas y bosques nacionales y las estamparon en camisetas, blusas, gorras y bolsos.
Eso no es todo. Con un código que está en la prenda, el comprador accede a una página web donde encuentra información e imágenes del lugar exacto de procedencia del animal. El tercer paso consiste en ofrecer viajes a las regiones que aparecen en internet.
¡Tres negocios en uno! ¿A quién se le puede ocurrir? A los paisas, naturalmente. No es difícil adivinar que Felipe y sus amigos son oriundos de Medellín. Alguien que viva en otra ciudad podría suponer que estos muchachos alucinan y que todo terminará en vana ilusión. Pero algo realizable debe de tener la aventura porque, durante el desarrollo de la misma, han recibido el empuje de empresas editoras y turísticas de reconocido prestigio. ¿A cambio de qué?
A cambio del pago de unos derechos por la propiedad de las fotografías, y por el traslado de los turistas. Pero también, a cambio de que un porcentaje de las ganancias vaya a parar a las cuentas de fundaciones humanitarias seleccionadas por méritos en el desempeño de sus labores. Las donaciones serán certificadas, para que los incrédulos puedan constatar su ejecución.
El circuito moda-naturaleza-turismo-empresa-donación contiene el deseo de conseguir dinero, sí: tal como les corresponde a quienes empiezan a forjar su futuro. Contiene, además, la promoción del sentido de pertenencia territorial, que ennoblece el primer objetivo. Finalmente, contiene el ingenio de unir dos motivaciones, la pragmática y la sentimental.
Felipe ha podido irse al extranjero, tal como lo decidió su hermano mayor, quien ya se hizo a una carrera en los Estados Unidos. Este Giraldo quiso quedarse porque se ha aferrado a su tierra natal. Su deseo es salir adelante aquí y empujar hacia el futuro a su país, como lo hacen tantos otros de su generación.
Visita www.woco.com.co y conoce mas sobre este emprendedor y lider Colombiano.