lunes, marzo 13, 2006

Colombia es un país joven

Colombia es un país joven. La edad promedio de los colombianos es de 24,4 años. El 32.8% de la población es menor de 15 años y solo el 6,9% de la población es mayor de 60. Aproximadamente, el 63% de la población es menor de 29 años; es decir, un total de 28.539.133 colombianos son considerados “jóvenes.” Estas cifras nos sugieren la importante proyección que tiene Colombia hacia el futuro, comparativamente a países, que, como Italia, tienen una edad promedio de 50.2 años y en el que más del 24% de la población es mayor de 60. Sin embargo, ese futuro no es necesariamente sinónimo de porvenir si tenemos en cuenta la situación laboral de la juventud colombiana y la falta de oportunidades de educación que aún afectan a buena parte de los jóvenes. Solo el 31% de los jóvenes colombianos tienen como actividad principal el estudio. Mundialmente, son el rubro de la población más afectada por el desempleo pues constituyen el 47% del total de los desempleados a nivel mundial según cifras de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT). Así mismo, son el grupo demográfico más propenso al subempleo, al trabajo temporal, a la falta de protección social y a la informalidad.
Esta situación trae graves consecuencias para el desarrollo de un país, cuando por ejemplo, cuando el número de trabajadores calificados crece más rápido que las oportunidades de empleo profesional y técnico, puede haber una fuga de cerebros de países en vías de desarrollo hacia los países industrializados, tal como sucede en Colombia. Así mismo, esta falta de oportunidades es nefasta para la economía; si eventualmente se redujera el número de jóvenes desempleados a nivel mundial a la mitad, se añadiría entre 2,2 y 3,5 billones de dólares a la economía mundial, es decir, la economía crecería entre el 4,4% y el 7%.
Por eso, la mejor opción que tienen los jóvenes colombianos de hoy en día, es activar su capacidad de emprendimiento y aprovechar las posibilidades que brindan muchas instituciones para construir microempresas preparadas para afrontar la globalización y generadoras de empleo y de oportunidades: microempresas que tengan en mente el mercado global no necesariamente para exportar sus productos, sino también para afrontar los retos del libre comercio en los mercados locales y que tengan la capacidad de innovar y producir productos realmente competitivos.
A pesar de que parece demasiado idealista, los más de 1800 jóvenes que asistieron entusiastamente al encuentro de Colombia Joven el pasado 31 de agosto en Medellín—unos a compartir sus proyectos que ya están andando y otros a buscar impulsos para sus ideas—confirman vehementemente que en Colombia sí existe un fuerte sentimiento de emprendimiento y de responsabilidad entre los jóvenes y que esta opción es absolutamente real. La capacidad de liderazgo que tienen estos jóvenes, ciudadanos, empresarios y emprendedores, necesariamente llevará a la construcción de un futuro que efectivamente sea sinónimo de porvenir y prosperidad, rompiendo los círculos viciosos del desempleo, la frustración y la violencia al convertirse en multiplicadores de su experiencia positiva, en promotores del desarrollo y en generadores tanto de resultados inmediatos como de proyectos e ideas para el futuro.

Enviado por la Senadora Marta Lucia Ramirez.