martes, julio 19, 2005

Solo queria ser mas curioso...

Cito:"...Un pancito por el amor de Dios..."
Mientras una lluvia caía, el cielo se tornaba gris , fuertes vientos a veces fríos, a veces calidos y luego de caminar desde la universidad en donde estaré otro semestre hasta el centro de la ciudad, el camino me llevo a pasar por los polos extremos de vida de la ciudad, pensé en hacer un ejercicio diferente al caminar por la calle.
Trate de ser un buen observador , para hacerlo no quise prepararme con teorías antropológicas, ni matemáticas, ni físicas, ni mucho menos con métodos científicos, cuando decide dar los primeros pasos los hice simplemente por pura curiosidad, primero me detuve en Ciudad Victoria, me pregunte a que olía el lugar, que colores tenia, que personas estaban a mi alrededor, centre mi mirada hacia el centro comercial, seguro una gran mole de cemento y dinero, con muchos premios de arquitectura reconocidos, pero en mi perspectiva es una estructura igual a muchas no identifica la identidad de una ciudad como Pereira, pero a eso a nadie le debe de importar, igual solo esta para mostrar "desarrollo cultural", crecimiento de ciudad.
Pero había algo que no me permitía estar bien allí, no me sentía cómodo, esto se debe en parte a que este ambiente solo lo logro disfrutar por algunos minutos, después solo me siento a punto de salir corriendo, de otra parte gire mi cabeza unos cuantos grados hacia la derecha y me encontré con una realidad, parte de ella con mucho hierro y cemento encima otra parte aun "existiendo" bajo viejos edificios deprimentes, es sencillamente un lugar que me puso a pensar, sus habitantes son unos seres humanos que me hicieron mirar a mi mismo y a mi cuidad desde otro observador, hasta donde puede llegar la vida de una persona, que misteriosa puede ser, pensé en ese instante que estaba pasando por la cabeza de un joven de 18 años que entraba al centro comercial a desahuciar a sus padres a punta de tarjetas bancarias y que estaba pasando por la cabeza de otro joven de la calle que en ese mismo instante se disponía a oler un frasco de pegante y a revolcar un poco de basura.
Pereira al igual que muchas ciudades del mundo vive entre polos de caos y orden, pero hay motivos que me hacen pensar que en Pereira muchas cosas son verdaderamente distintas.
seguí mi camino, pero antes quiero anotar que tengo una imagen que me gustaría recrearles por medio de estas palabras, por un momento agache la cabeza, de repente vi unos pies sucios, golpeados e hinchados, creí que era la imagen de un niño indígena y su madre pidiendo limosna, esta ves no, esta ves fue otra la sorpresa que la ciudad me tenia, antes de levantar mi cabeza, escuche como una voz un poco enferma y angustiosa me decía, "...joven por el amor de Dios un pancito..." justo ahí fue mi impresión, los pies eran de un conocido de la familia, había vivido 5 años en el primer piso de mi casa, tenia una niña , una esposa trabajadora, una vida prospera y trabajada, el al verme como si le hubiera pringado los recuerdos , se levanto asustado y como un animal en su instinto de conservación corrió sin parar hasta su zona de seguridad, su ambiente, un lugar que al igual que el resto de la sociedad clasista creo un lugar exclusivo para ellos, pero esta ves, no es un celador del club quien impide la entrada, esta ves es nuestro temor hacia ellos, el repudio, el asco de una ciudad que nos los quiere ver, pero a su ves no desea que les pase nada, que mundo de locos, no es difícil imaginarse que pudo a ver ocasionado tal desgracia, seguro la malditita droga, de la cual todos en este país nos circula por lo menos un peso de cien en la vida un dinero mojado en sangre y mafia, los otros 99 pesos nos circulan por las manos honestas y artísticas que hacen empresa pese a veces se convierta en una utopía, o en un juego de momento, pues son muchos los problemas ocasionados intencionalmente para impedir la creación de nuevas empresas que nos recuperen el peso que nos ha robado el narcotráfico.
Venia de un centro de jóvenes como es la universidad, 10.000 de nosotros "preparándonos para liderar el país" un gran porcentaje pensado en la rumba antes de entrar de vacaciones, otro gran porcentaje solo un poco mas pensativos y críticos que el primer semestre, pero seguro ninguno estaba pensando en que había afuera mientras llueve, eso me motivo a salir a dejar caer llovía sobre mi, los invito a hacer el ejercicio, los invito a caminar en la ciudad en una tarde de lluvia y frió, o en una tarde soleada y de cielo azul, solo así podremos ver la ciudad desde otros observadores y podremos crear nuevas alternativas de evolución para ella.
Hoy fue uno de esos días donde simplemente me sentí muy placido caminar, me sentí un poco libre, me sentí más tranquilo y por un momento olvide mis problemas y pensé en el de los demás.
Hoy vi la cara de mucha gente que a pesar de pasar a diario por ahí, nunca me había percatado de su existencia, hoy los salude y les desee un buen día.
Todo puede desaparecer, todo puede cambiar en cualquier momento, la gente de la calle, tu yo, nosotros, todos, cuando el mundo gire hacia mas caos que nos encuentre preparados para vivir y transformar el nuevo orden que establezca.
Bueno solo quería compartir algo que viví como experiencia en mi ciudad y quería invitarlos a que hagamos este ejercicio, quien quiera hacerlo estoy disponible para caminar y pensar mientras la ciudad se mueve.

Juan Sebastian Echeverry.

sebastian@ajerisaralda.org